¿Americanista de tribuna o Americanista de sofá?

Intensa y muy buena polémica se armó en los diferentes chats y redes sociales, después que Hector Hernández y su Realidad Americanista publicaron una columna donde se criticaba al Americanismo contemporáneo y el déficit de asistencia que registra el Estadio Azteca cada que El más grande juega de local.

Todo tipo de posturas se dieron acerca de si se debe o no clasificar el nivel o grado de fanatismo entre los Americanistas, pero en medio de acaloradas discusiones y excusas memorables, surgieron algunas propuestas de los parámetros que se debían seguir para determinar objetivamente quienes son los más grandes o mejores aficionados del América.

Hubo quienes salomónicamente aseguraron que el amor por el club y las ganas de verlo ganar semana tras semana y torneo tras torneo son proporcionalmente equitativos entre los millones de aficionados que seguimos sus colores y por tanto, todos sus aficionados somos iguales.

Yo no creo en esto último, para mi sí hay distintos niveles de aficionados en éste y todos los equipos y deportes del mundo, pero eso no es ni bueno ni malo, simplemente es cómo es.

No podemos negar que entre el universo de aficionados del América existen conocedores, neófitos, novatos, veteranos, reventadores, “clasiqueros”, “de ocasión”, exigentes, porristas, técnicos, de sofá, de tribuna, los que apoyan en las buenas y aún más en las malas, los que sufren, lloran o “castigan” al equipo en sus rachas menos favorables.

Para muestra un botón: el martes pasado, Darwin Quintero ingresó de cambio en el segundo tiempo del juego vs Monarcas sólo para recibir un estruendoso abucheo que se repitió cada que tomó el balón, pero ¿quién lo abucheo? ¿fuimos todos los asistentes? No fue así, sólo fueron una mayoría de aficionados Americanistas (no rivales) que se han cansado de esperar que Darwin rinda lo que se espera de él y lo seguirán abucheando hasta que, de acuerdo con su criterio, desquite lo que costó al club; algunos otros, los menos, pensamos que al equipo y a los jugadores que visten su camiseta no se le abuchea durante el partido.

¿Y entonces? ¿alguna de estas posturas es correcta y la otra no? Para mí no, simplemente es una de las muchas diferencias que nos caracteriza cómo aficionados.

Lo único cierto y comprobables es que, desde el sofá o la tribuna, por televisión o streaming, ocasionalmente o partido tras partido, la afición Americanista es la mejor y más grande del país, y no lo digo yo, revisen las encuestas que se publican cada año.

¡Vamos América!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s