¿Por qué somos azulcremas?

Con más de 100 años de historia en el futbol mexicano, las Águilas del América han vestido con la playera crema y el short azul. Algunas veces con un tono más cercano al amarillo y otras con combinaciones en el pantaloncillo. A pesar de esto, es un hecho que el uniforme de los emplumados se reconoce cada que se presentan para un partido.

Los motivos para vestir de esta forma tienen tanta antigüedad como el mismo club. Fue en el año de 1916 cuando Rafael Garza Gutiérrez y su primo Germán Núñez Cortina, adolescentes de 13 años que estudiaban en el Colegio Mascarones, convocaron en la escuela a una reunión por la tarde en casa de la tía de Germán, la señora Calixta Cortina, mejor conocida como “La tía calita”, para formar un equipo de futbol, cerca de 13 jovencitos asistieron a la cita.

Rafael Garza Gutiérrez, al llegar a la primera reunión dejó a todos sorprendidos al aparecerse prácticamente uniformado: llegó  portando una vieja camisa color crema, ya gastada, de mangas largas y botones al frente que había tomado del ropero de su padre y un viejo pantalón azul marino que cortó a la altura de las rodillas.

No le fue suficiente a Garza Gutiérrez el tener su playera y pantaloncillo, sino que pidió a su padre que le dijera a un sastre amigo de su familia, que con los pedazos del pantalón que le sobraron, le confeccionara en la espalda la palabra “Récord”. También portaba unos calcetines largos del mismo color azul marino. La combinación gustó mucho y fue así como se diseñó el uniforme oficial del equipo al que llamaron Recórd, en honor a Garza Gutiérrez.

No todo era alegría para el equipo, pues la mayoría de sus integrantes no tenían los recursos suficientes para tener un uniforme idéntico debido a los altos costos del material con el que estaba confeccionado.

En aquellos tiempos, había una escuela Marista, de nombre La Perpetua, que contaban con un equipo de reciente formación llamado Colón, que por diferentes razones también estaban desanimados ya que muchas veces no alcanzaban a juntar a los once jugadores reglamentarios, así que su entrenador y maestro, Eugenio Cenoz, que sabía de la creación del equipo Récord, les propuso hacer una junta con ellos para reunir a ambos conjuntos.

Ambas escuadras eran la unión perfecta, porque al conjunto Récord le sobraban jugadores de gran calidad, mientras que el Colón contaba con varios metros de casimir fino para la confección de uniformes, así como dos balones para jugar.

Después de la buena organización, el 12 de octubre de 1916 en los llanos de la Condesa, los muchachos se congregaron para tener su primer encuentro con el nombre del nuevo conjunto, y siguiendo con el concepto del uniforme del Récord decidieron adoptar el azulcrema por considerarlo hermoso y diferente a los ya existentes.

Cuando pensaban en un nombre para el conjunto, tuvieron muchas propuestas, pero ganó la de Pedro “Cheto” Quintanilla, quien sugirió el nombre de América haciendo referencia a que ese día se conmemoraba el descubrimiento de dicho continente.

Quintanilla era un extraordinario dibujante y aportó su propuesta con un bosquejo del continente americano con los colores azulcremas y con las iniciales del nuevo equipo que acababa de nacer: C de club, y A de América, y fue así como se quedó esa vestimenta hasta nuestros días, a más de un siglo de su fundación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s