Por: Enrique Ramírez García.

Ciudad de México, a 26 de septiembre de 2020

¿Americanista o Herrerista?

El pasado jueves 24 de septiembre recibí una invitación de la oficina del productor del programa “Los más grandes”, Pedro García, para participar con un análisis de los temas a tratar esa noche del juego anterior y de este domingo Cruz Azul contra América. Debo admitir que me agradó la idea; una gran oportunidad para debatir sobre estos temas que me apasionan, pero luego la sorpresa fue mayúscula al abordar la relación de amistad con los hermanos Herrera, Tito y Miguel.

Desde el principio tuve un recibimiento muy grato de parte de los panelistas Felipe Casuso, Enrique Esparza, Ernesto Herrera, Pedro García y Oscar Sarmiento. Pero el tema del programa dio un vuelco al recibir una pregunta directa de mi tocayo Esparza, sobre la amistad con ambos.

Nos conocemos aproximadamente desde unos 40 años; el primer encuentro fue en la Escuela Secundaria Técnica número 14 “5 de mayo”, en la que cursamos los tres años en el mismo grupo. Debo decir que tengo un gran afecto hacia Miguel Herrera, le recuerdo como un tipo ganador en todas las facetas estudiantiles, lo mismo jugábamos fútbol, basquetbol o voleibol, pero eso sí, siempre fue avezado, ya demostraba desde entonces ese fuerte carácter que siempre lo ha acompañado, encaminado a no perder, siempre con la idea de triunfar.

En el aspecto estudiantil, prefiero no caer en el vituperio, pero siempre fuimos excelentes alumnos, fui su jefe de grupo y éramos amigos de travesuras muy fuertes a los compañeros de la escuela. Con Tito nos juntábamos en los intermedios de clases, ya que el cursó los mismos en otro grupo, pero teníamos identidad y mucha cercanía. Tito, una persona muy sencilla, de buen trato, aunque un poco controvertido, pero también gran ser humano.

Durante el programa Pedro García, me hizo una gran pregunta sobre mi inclinación en el soccer, me pidió aclarar si su servidor es Herrerista o Americanista. Mi respuesta fue clara, soy Herrerista  porque nos formamos en la misma época estudiantil; mientras yo fui a jugar a Pachuca en la entonces segunda división, Miguel lo hizo en el Tecomán. Lamentablemente para mí, una lesión me quitó uno de mis más anhelados sueños, jugar profesionalmente en primera. Como era de esperarse, ya no pude continuar jugando a ese nivel, sin embargo, siempre tuve el gusto de saber que a Miguel le empezaba a ir muy bien, tanto así que a la distancia ya cuenta en su haber innumerables logros profesionales, incluyendo el honor de jugar y también de dirigir nuestra selección nacional.

Me considero el tipo de persona que cree, defiende y lucha por una amistad, y la nuestra es un ejemplo, porque también ya trascendió a un nivel familiar. Las mujeres de la familia Herrera también estudiaron en el mismo plantel, otra de sus hermanas de Tito laboraba en el Sindicato de Técnicos y Manuales y yo trabajé justo en frente, ahí estaban las instalaciones del Semanario Proceso, donde inicié mi trayectoria en el medio periodístico a los 12 años y, por consecuencia, nos veíamos muy seguido, con el respectivo saludo, por cierto, siempre cordial.

Finalmente, quiero externar que con el tiempo lo que conozco a Miguel, y a la distancia, ya son muchos años de conocerlo, y lo defino como una persona emprendedora, de gran carácter y temperamento, muy dedicado y por lo tanto triunfador nato, pero eso sí, evidentemente nunca le ha gustado perder, ni en las canicas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s